Exp10!Compensación gastro

Ver para creer. Esta fue la reacción de mis compañeros cuando recibieron sin esperarlo varias compensaciones en unas experiencias gastronómicas. La primera fue originada por la elección de un vino. En nuestra segunda visita solicitamos al maitre un vino de la carta que en la anterior ocasión no había sido posible probar por no disponer de existencias. Transcurrido un año volvimos a pedirlo y el maitre nos indicó “siento no poder ofrecerles el vino elegido, y dado que la anterior ocasión si no recuerdo mal también lo solicitaron y tampoco pudimos atender su petición, les ofrezco esta botella al mismo precio a la que iban a tomar”. Cuál fue nuestra sorpresa que el vino ofrecido costaba casi el doble del que íbamos a tomar y tenia varios reconocimientos. Tras degustarlo nos pareció buena elección y siendo conscientes de que probablemente nos la cobró al coste, el detalle fue muy acertado.

Otra compensación en un lugar de renombre fue al pedir sus famosas y televisivas croquetas, no llegaban y tuvimos que recordarlo varias veces. Debido al volumen de comensales y en pleno domingo entendimos la espera, pero cuál fue nuestra sorpresa que cuando nos las sirvieron nos dijeron que a este plato nos invitaban.

Estas experiencias ayudan a compensar distintos aspectos, la primera no poder cumplir con la eleccion de un cliente y la segunda tiempo de espera, ambos aspectos forman parte de la experiencia del cliente y las compensaciones aumentan las buenas sensaciones sustituyendo las negativas que hubieran prevalecido de no haber tomado estas decisiones.